El Universo en la Boca de Krishna

por Jun 10, 2020Uncategorized0 Comentarios

Esta historia es una de las tantas en las cuales el señor krishna demuestra su naturaleza, a pesar de haber sido un hombre que desempeñó roles como, rey, amigo, esposo, maestro, entre otros; su esencia siempre fue trascendente.

La historia que hoy te voy a contar se da en la vida temprana de Krishna, cuando este solo era un niño. En esta etapa se le conoce a krishna también como Gopala, o Govinda.

El Hurto de la Mantequilla

Se dice que krishna era muy juguetón y le gustaba hacer diversas travesuras, entre ellas estaba el tomar frascos de mantequilla y correr a un escondite para comer todo lo que pudiera.

En uno de estos episodios, su madre, Yasoda, se dio cuenta del momento en el que el pequeño krishna huía con el tarro de mantequilla. Ella, al ver a su pequeño con semejante tarro, asumió que se trataba de barro.

Así que decidió seguir a Krishna para prevenir que comiera el barro y evitar una posible enfermedad de su hijo.

Cuando por fin logro llegar al escondite de Krishna, se percató que ya había comenzado a consumir lo que según ella era barro.

De forma inmediata se arrojo a Krishna para intentar retirar el barro que su hijo había ingerido, en ningún momento prestó atención a que lo que había en el tarro era tan solo mantequilla.

La Trascendental Visión del Cosmos

krishna y su madre

Justo en el momento en que abre la boca de Krishna, en lugar de ver los dientes y lengua de su hijo, ve todo el universo, Yasoda observa la plenitud del cosmos dentro de su hijo.

Observa los diversos ciclos de la creación, ante ella se desenvuelve la evolución de los planetas, estrellas y galaxias.

Contempla la creación, preservación y disolución de todo lo manifestado. Observa la operación de las leyes de la naturaleza, mira el funcionamiento del karma.

Percibe el transcurso del tiempo, gobernando las edades, la relatividad, alimentando todo tipo de vibraciones que dan origen a la variedad.

Mira la rueda de los ciclos de encarnaciones de todos los seres; ve como el deseo es el causante sus encarnaciones.

Al mismo tiempo se percata que todo sucede dentro de Krishna; que todo pertenece al mismo Absoluto y que todo tarde o temprano volverá a su origen.

En esos momentos, Yasoda entiende la verdadera naturaleza de su hijo, comprende que este es un Avatar del Absoluto.

La Petición de Yasoda

Así que se arrodilla ante los pies de Krishna y le pide perdón, perdón por haberle pensado como su hijo, perdón por haberle limitado a una pequeña forma humana.

Al mismo tiempo que pide perdón, también implora a Krishna por que siempre pueda verlo como su hijo, como su pequeño.

Argumenta que es tal su amor por Él, que no quiere que su relación cambie. Explica que, si ahora ve a Krishna como Dios, no sabría como acercase, mas que con la cabeza baja, solo dispuesta a hacer su voluntad.

Ante esta petición, Krishna sonríe y confiere el deseo a su madre, con su mano en gesto de bendición le dice que Él está muy a gusto viéndola como madre y que quiere mantener su relación como era antes.

Sin embargo, también le dice que la razón por la cual experimentó esa visión era para que supiera la naturaleza de todas las cosas, la cual es una, Dios.

Krishna le dice que no debe apegarse ni vivir con miedo ante los cambios y los peligros materiales que incurra Él o cualquier otro.

Le dice que el alma no está sujeta a cambios ni a ningún tipo de sufrimiento, que esta es eterna y libre de ataduras.

Pide a su madre que practique la meditación y las austeridades para comprender estas verdades.

Le dice que de esta manera podrá siempre permanecer con Krishna, en Krishna, sin importar lo que suceda en el mundo fenoménico.